Mobirise Site Maker

Sexo en el avión, las nuevas reglas del juego

La chispa la prendió Silvia Kristel en Emanuelle. En este clásico del cine erótico, la actriz tiene sexo durante un vuelo. Desde entonces, esta fantasía ha estado en el top de las más deseadas y ahora, ha llegado a extremos delirantes.

Por Maricruz Pineda Sánchez

Hace poco, se hizo viral el video de una pareja que abiertamente tuvo relaciones en un avión rumbo a Ibiza. De la chica no se supo mucho, pero las redes se encargaron de informar la identidad de él: un barista con una novia embarazada.  

 

La peculiaridad del caso es que fue grabado por varios pasajeros que luego lo subieron a internet. Pero el amor en las aturas no es ni remotamente una rareza. De hecho, las cifras indican que literalmente va al alza.


Por ejemplo, un estudio de JetCost, estima que el 11% de los pasajeros españoles han tenido sexo en el baño y el 6% en sus asientos. Otra encuesta, hecha a mil personas por el portal Skyscanner, reveló que el 45% flirtearon, un tercio intercambiaron número y un 8% consumaron su pasión durante el viaje. No obstante, los sobrecargos afirman que los números, son mucho mayores.


“Los mitos acerca los súper orgasmos que producen las vibraciones y la presión, hacen que muchos quieran probar”, dice la azafata Yuri M. Otro factor, son las revelaciones de celebridades que como Cara Delevingne o Jennifer Aniston, han contado “haberlo hecho en un avión”, glamourizando el asunto. 

 

Desde luego, eso está sancionado. “Pero si lo hacen discretamente, nos hacemos de la vista gorda para evitar problemas. Muchos encuentros, se dan entre desconocidos”, nos platica Yuri.  


Las causas por las que estas conductas han aumentado son diversas: más gente viajando, el roce de los cuerpos en pequeños espacios, el efecto desinhibidor del alcohol y la excitación de lo prohibido. Pero nada como la tecnología, para cumplir las funciones de celestina aérea. Y es que al igual que Tinder, existen aplicaciones para hacer match, desde la sala de espera. 


Airdates es de las más populares; permite chatear de asiento a asiento durante el trayecto y planear citas con días de antelación, con sólo el número de vuelo. Por su parte MileHi, sirve para conocer gente en los aeropuertos. Tripr, Wingman o Wander, son otras apps muy usadas por los entusiastas miembros del Mile High Club, el mítico club de los que han hecho el amor a más de una milla de altitud.


¡Comparte el artículo!