Mobirise Web Site Generator

Tres motivos para ir ¡y siempre regresar a… Laguna de Santa María del Oro!

A media hora de la capital nayarita, se encuentra este lugar bendecido por la naturaleza. La laguna, ubicada en el cráter de un volcán extinto, es uno de los secretos mejor guardados por los habitantes de la región. En este oasis de placer también:

1. Mima tus ojos con las espectaculares tonalidades de la laguna y su increíble gama de colores que, gracias a la combinación del agua dulce, alcalinidad media y metales pesados que la componen, va de un profundo azul turquesa al verde más brillante que puedas imaginar. Ya sea desde la orilla o a bordo de una lancha, esta experiencia no te la puedes perder.

2. Deléitate con la variedad de platillos hechos con el típico pescado blanco, tipo tilapia, que solo se encuentra por aquí y que se prepara recién salido del agua. Por su especial textura y sabor, el chicharrón de pescado es único y por su frescura, el ceviche no tiene comparación. Remata el banquete con salsa molcajeteada, frijoles de la olla y tortillas de harina hechas a mano. ¿Quieres postre? Pide cocadas y pan de plátano, ¡no te arrepentirás!

3. Agasájate con las compritas que se pueden hacer tanto en la plaza del pueblo, como a pie de carretera. Los morrales bordados y la joyería de chaquira y canutillo hecha por artesanos huicholes, son ampliamente apreciados en todo el mundo. No olvides llevarte un tradicional “ojo de dios” para proteger tu casa. 

¡Comparte estos motivos!