Mobirise

Tres motivos para ir ¡y siempre regresar al... Museo del Carmen!

Su importancia histórica, arquitectura y acervo, hacen que visitar este exconvento situado uno de los barrios de más tradición y abolengo, sea una experiencia en sí misma. Entre sus paredes también:

1. Embelésate con el genio de Cristóbal de Villalpando, el máximo pintor barroco del México colonial; sus pinturas tienen una energía que inunda de fuerza y belleza el lugar. Es difícil describir la sensación que surge al estar frente a esos lienzos, mejor vívela de primera mano.

2. Conmuévete y aterrorízate un poco cuando desciendas al sótano y te encuentres con sus míticas momias. Estos 12 distinguidos huéspedes del museo fueron descubiertos por casualidad en 1916. Debido varias razones, no las pudieron volver a enterrar y con el paso del tiempo, las momias se han ganado el corazón de los sanangelinos.

3. Relájate en medio de los jardines monacales de la antigua huerta, en donde el tiempo parece haberse detenido y la imaginación, fácilmente te puede trasladar a la vida de recogimiento y reclusión que vivieron los monjes carmelitas del siglo XVII.

¡Comparte estos motivos!